domingo, 15 de julio de 2012

Uuhh eso fué que le robaron..


Se supone que Nicaragua es el país más seguro de Centro América. Es cierto que aquí no se viven secuestros diarios o asesinatos a sangre fría como en Guatemala  o el Salvador. Pues hace unos meses yo vivía en mi burbuja y con el cuento de “no me va a pasar nada”

Las cosas no resultaron como pensaba y pues por primera vez en mi vida fui víctima de un robo

En resumen: me fui a almorzar a las pupusas de Bolonia (que está catalogado como punto de peligro, pero yo no creía) con mí mamá y a los 10 minutos de llegar al lugar, la alarma de mi camioneta comenzó a sonar. Salí rápido y me encontré con que habían desbaratado los vidrios y estaban las puertas abiertas.

Como era de esperarse entre en pánico. No podía creer lo que me estaba pasando. Encontrar los vidrios hechos añicos y el interior de la camioneta sin mis artículos personales (por dicha solo andaba mi mochila con los libros del colegio).

Mi mamá llegó, trato de tranquilizarme y sin mucho que hacer le di las llaves. Sentimiento: Enturque total, porque claro está que nadie vio nada y ni idea tenían de lo que pasó.  Eso fue a finales del 2011. 

En junio de 2012 me la volvieron a aplicar. Con una variante: esta vez me encontraba en la Alianza Francesa, donde se supone hay vigilancia a los carros que están en el parqueo de la institución.

Iba a ver los monólogos de la vagina (que al final no vi). Mientras comenzaba la obra, estaba en la entrada platicando con unos amigos. No teníamos mucho rato de estar ahí cuando la alarma de Nerón (mi camioneta) comenzó a sonar.

Los “vigilantes” de la Alianza comenzaron a decir: “Uuhh muchacha eso fue que le pegaron o que se le robaron algo” de la manera más burlesca posible. Vimos como un carro blanco que estaba al lado de Nerón salía del estacionamiento, muy despacio, como con miedo.

Me alarmó, me levante rápido junto con mis amigos, fuimos al parqueo y efectivamente me habían desbaratado los vidrios y se me llevaron todo lo que andaba. - Puta Vida -

Ya con experiencia en vidrios rotos y sin nadie que responder, me despedí, regale mis entradas a la obra, llame a un amigo y le dije “Gustavo, me volvieron a reventar los vidrios de la camioneta” A lo que contestó “Ya te tienen fichada Cris, deberías de ponerle el GPS al carro, te advertí que esos lugares son puntos rojos

En mi casa nadie dijo nada. No se hizo denuncia a la policía, tampoco lo reportamos al seguro. Fue como “algo de rutina”.

La semana siguiente descargue todo mi odio en la Alianza. Hable con la directora y subdirectora. Ellas no estaban enteradas del caso y suponían que esa noche había vigilancia. Se portaron de lo mejor, ofrecieron disculpas, me repusieron los libros de francés y quedaron de hablar con quienes suponen estaban a cargo esa noche.

Esa semana le pusieron los vidrios (otra vez) al pobre Nerón. Y pase 3 semanas sin vehículo – que para mí fueron una eternidad –  por sugerencia de mi papá.

Ya a casi dos meses de mi último robo y después del encuentro del Festival de Blogs 2012. Me quedo con la duda. En realidad podemos hablar de seguridad en Nicaragua? Tendré que llegar a andar con escoltas como sugirió Don Castellón?  Voy a tener que cambiar a Nerón porque “mucho llama la atención”?